¿Por qué debes usar una VPN independientemente si eres particular o empresa?

En los últimos años hemos visto como numerosos expertos de ciberseguridad y firmas del sector han estado insistiendo sobre la necesidad de usar una VPN en nuestros dispositivos conectados. Y es que ya no solo se trata de un tema que afecta particularmente a empresas y habitantes sumidos bajo regímenes dictatoriales, pues a medida que avanza la digitalización en nuestros hogares, oficinas y sitios públicos, se hace cada vez más necesario proteger nuestra identidad en internet.

Esta insistencia por parte de expertos independientes y firmas de seguridad ha impulsado de cierta manera el desarrollo de soluciones VPN. Prueba de ello es que ya no solo encontramos aplicaciones de escritorio sino también, apps móviles y extensiones VPN tanto gratuitas como de pago. Pero ¿Qué es una VPN y porque resulta tan importante usarla? Veamos a continuación de que va todo esto.

La importancia de usar una VPN en estos días

Las siglas VPN provienen del inglés Virtual Private Network el cual vendría a significar Red Virtual Privada y surgió inicialmente como un modo para sustituir las costosas líneas privadas que se ofrecían hace décadas y traer información remota de manera segura. Actualmente este tipo de redes usa tecnologías sofisticadas de seguridad las cuales prácticamente nos “invisibiliza” al usar la internet.

Al acceder a internet y visitar una página web o usar algún servicio/aplicativo que requiera conexión, nuestra petición pasará primero por los servidores de nuestro proveedor de servicio de internet (ISP). De allí es que luego se establece la conexión con el servidor remoto el cual contiene la página o los archivos solicitados.

Es importante reseñar que, si bien, los principales navegadores webs han implementado en sus últimas versiones robustas características de seguridad, nuestras peticiones se desencriptan al pasar por los servidores del ISP. Si en nuestro país hay censuras a sitios webs y deseamos ver algunas de esas páginas, obviamente nuestra petición será bloqueada por el proveedor y nos supondrá un riesgo personal. En otros casos, nuestro historial de navegación podría ser vendido para posteriormente ofrecernos “anuncios personalizados”.

Funcionamiento de una VPN

Una red virtual privada básicamente funciona de la siguiente manera:

Al usar una VPN esta herramienta se conecta directamente con algún servidor remoto provisto por el servicio. Esta conexión se hace de manera totalmente cifrada por lo que nuestra petición estará asegurada hasta llegar al servidor remoto. Este método de conexión suele considerarse como un “túnel virtual”, ya que nuestra petición no pasará a través de nuestro proveedor de internet (ISP), por consiguiente, haremos una especie de “By-Pass”. También está el hecho de que mientras usemos la VPN, navegaremos con una IP virtual asignada por el servidor remoto, ocultando así nuestra IP real.

Con ello no solo podremos acceder a sitios webs bloqueados, sino que, además, incrementamos nuestra seguridad y privacidad al usar la internet. Además, si elegimos una solución que nos permita elegir servidores remotos, podremos acceder a contenidos multimedia que, por una u otra razón, no están disponibles en la región donde vivimos.

Situaciones donde se hace necesaria usar una VPN

Plazas, parques y hospitales

Hemos visto una creciente tendencia por parte de algunas autoridades locales a ofrecer los llamados “puntos wifi públicos gratis” en diversos sitios estratégicos con mucha afluencia de personas. Si bien estos puntos de conexión pueden resultar útiles en determinadas situaciones lo cierto es que también son un blanco principal para ciberdelincuentes quienes están a la caza de usuarios incautos que las usan para realizar actividades financieras o enviar información confidencial/personal en redes sociales.

Hay que tener en cuenta de que este tipo de redes públicas no suelen ser seguras por lo que, si nos vemos en la necesidad de usarlas, lo idóneo es usar una solución VPN para así navegar con más tranquilidad. Sin embargo, lo mejor es que mientras estemos usando una red pública, evitemos realizar transacciones de cualquier índole.

Al usar el wifi del vecino

Cada vez es más habitual escuchar a personas decir que se conecta usando la red inalámbrica de algún vecino. Por ende, si nos viéramos ante la situación de tener que conectarnos con el wifi del vecino, lo mejor y más sano es hacer uso de una red virtual privada, ya que no sabemos con exactitud, cuál es el nivel de seguridad de dicha red ni qué tipo de personas están conectadas.

Si trabajas de manera remota

El trabajo remoto implica un uso intensivo de la internet, ya que no solo hablamos de abrir varios sitios webs, sino también, usar herramientas y servicios en línea. Estas actividades suponen un cierto riesgo, ya que generalmente para poder usar la gran mayoría de los servicios y herramientas digitales se nos solicita ingresar datos personales.

También para una empresa, el trabajo remoto puede suponer un riesgo de seguridad, ya que muchos usuarios no suelen actualizar sus ordenadores o dispositivos móviles. Además, el simple hecho de conectarse desde una red distinta a la de la empresa, supone ya un riesgo.

Recomendaciones al usar una VPN

  • Evita realizar transacciones financieras, compras en línea o trabajar en remoto al usar conexiones públicas
  • En la medida de tus posibilidades, opta por una solución VPN de paga, ya que sus IP virtuales se suelen actualizar con más frecuencia que en las versiones gratuitas
  • Opta por una solución que ofrezca un nivel de cifrado AES-256 y evita los que usen protocolos débiles como el PPTP