Todo lo que debes saber acerca de la geocodificación inversa

Al oír hablar de geo codificar nos imaginamos un conjunto de coordenadas geográficas cuyo fin es determinar la ubicación de algún lugar. Pues bien, no estamos muy lejos de la realidad, ya que, en muchos aspectos, la geolocalización básicamente trata de ello. Ahora bien, si deseamos convertir esas coordenadas en características geográficas específicas como calles, avenidas, direcciones postales, etc. Entonces debemos usar un procedimiento contrario a la geocodificacion estándar, es aquí donde sale a relucir la geocodificación inversa.

Con la geocodificación inversa podemos obtener direcciones legibles de lugares como calles, avenidas, estados, etc. sobre un mapa en lugar de tener un montón de coordenadas geográficas. ¿Cómo se lleva a cabo este proceso? Analizamos esta interrogante a continuación.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso de Geocodificación Inversa?

Si bien la geocodificación estándar y la inversa se llevan muy de la mano, ambas usan procedimientos diferentes para determinar una dirección geográfica. Por ejemplo, para identificar una avenida, el método estándar asigna coordenadas de longitud y latitud exactas en el punto de inicio y final de la misma. Por el contrario, al usar el proceso inverso, el programa extrapola las casas y números de calles a lo largo de la avenida, usando para ello coordenadas y posiciones relativas.

Es por ello que, en la actualidad, muchas plataformas en línea y servicios públicos de emergencia usan la geocodificación inversa para identificar las direcciones de destino. Y es que son muy pocas las locaciones en donde cada casa de cada calle están geo codificada y para ser sinceros, es una tarea muy tediosa y en la práctica, imposible de terminar. ¿Por qué? Pues se tendría que monitorizar constantemente esas casas/calles, ya que un siniestro natural como terremotos o inundaciones, pueden alterar estos datos.

Obviamente, los datos de ubicación obtenidos a través de la geocodificación inversa no es que sean 100 % exactos. De hecho, la dirección de una calle puede estar a varios metros en su ubicación real. No obstante, los datos que se obtienen a través de la geocodificación inversa son bastantes aproximados y se puede encontrar la ubicación real sin muchos problemas.

También, para las personas que gustan de viajar o adentrarse en la naturaleza este sistema les resultará ideal, ya que pueden usar los datos obtenidos como punto base. Con ello, además de minimizar posibles extravíos se pueden encontrar lugares bien interesantes como: sitios de pesca, ríos, senderos, miradores, etc. También se pueden encontrar poblados cercanos.

Ventajas que brinda la geocodificación inversa

  • Podemos encontrar direcciones correctas tan solo ingresando la latitud y longitud
  • En caso de tener un negocio o emprendimiento, podemos ubicar rápidamente los clientes y ofrecerles así, una mejor atención personalizada.
  • Este sistema lo podemos integrar en otras apps de geolocalización a fin de optimizar los servicios de rastreo móvil
  • Sus datos se mantienen actualizados gracias a que su arquitectura se basa en la nube y su software y algoritmos trabajan con Big Data y análisis predictivos. Con esto también se incrementa la velocidad al procesar datos
  • En el Marketing Digital, usar este proceso incrementa las posibilidades de éxito en las diferentes campañas

Controversias en el uso de la geocodificacion inversa

Las tecnologías de geolocalización siempre han generado polémicas y esta no es la excepción pues al usar mapas preexistentes y posicionamiento relativo, localizar personas o lugares secretos no resulta ser tan complicado. Si bien los mapas que se ofrecen de manera predeterminada poseen características muy básicas de manera intencional. Si estos son “alimentados” con otros sistemas geográficos y además se usa información extrapolada a través de la geocodificación inversa, es posible ubicar hasta la posición actual donde se encuentra la persona o el lugar.