El por qué Microsoft odió a Linux según Sinofsky

Hace unos días, el que hasta hace unos años era el jefe de la división de Windows y Office, Steven Sinofsky, ofreció un interesante contexto del por qué Microsoft odió a Linux. Dicha explicación viene dada sobre todo por la reciente declaración de Brad Smith en donde afirmó que la compañía estuvo en el lado erróneo de la historia en relación al opensource. Vale recordar que Smith anteriormente fue uno de los abogados principales de Microsoft cuando esta libró su feroz guerra contra Linux desde los 90′ hasta mediados del 2000.

sinovsky microsoft linux

Desde la llegada de Satya Nadella a la dirección ejecutiva de Microsoft, las cosas en la compañía han cambiado mucho en relación a Linux y al opensource en general. Pues desde aquel «Linux es un cáncer» dicho por Ballmer o «La GPL quiere engullirse al software propietario como un Pacman» dicho por Bill Gates, ahora el eslogan es «Microsoft ama a Linux.»

Es probable que para muchas personas amantes de Linux los cambios dado por la compañía hacia el opensource les resultará muy insuficientes. Pero los hechos dicen lo contrario y más si comparamos la actual conducta de Microsoft hacia Linux a como era en los 90 y 2000.

¿Qué fue lo que motivó a la compañía a adoptar durante mucho tiempo una posición tan antagónica hacia Linux y el opensource como para librar una guerra?. Steven Sinofsky quien estuvo varios años dirigiendo la división de Windows (y quien por cierto fue la pieza clave que rompió una era de Windows para iniciar otra nueva a partir de Vista), explicó cuales fueron las razones principales por las cuales la compañía adoptó esa postura hacia Linux.

Microsoft nace en una época complicada para la propiedad intelectual

Sinofsky resalta el hecho de que la compañía se fundó y se creó bajo los principios de propiedad intelectual en una era donde el software no tenía mucho valor. Durante los años 70 y parte de los 80′ el hardware era bien pagado mientras que el software era compartido.

Durante esa época, los aficionados de la informática eran amantes de los hardware DIY (muy similar a los actuales Raspberry Pi). Tanto así que entre ellos se distribuían muchas veces las cintas de forma gratuita. A finales de los 70′ Gates publica su famosa «carta abierta» donde acusa a estos aficionados de robar el Altair BASIC para que los revendedores ganen dinero mientras que Microsoft como desarrolladora de la aplicación no percibía casi ingresos.

De acuerdo con Sinofsky, la compañía para ese entonces había invertido unos 40 mil dólares en las interacciones de Basic para dicho hardware cuando lo que percibía era menos de 2 dólares la hora. Tiempo después, muchos de estos aficionados se congregaron en torno a la FSF por lo que las diatribas y confrontaciones continuaron.

La incompatibilidad de la GPL en el desarrollo del software comercial

En este punto, Sinofsky defiende la posición que tuvo Bill Gates en relación a la licencia GPL en el año 2000. Durante esos años, el fundador de Microsoft aseguró de que tal como estaba establecida la GPL, hacía imposible para una compañía comercial, usar cualquiera de sus trabajos o construir en base a uno de sus trabajos.

Es de recordar que una de las obligaciones que impone la GPL es que si tomas algún proyecto que este licenciado bajo sus términos, debes mantenerlo abierto y publicar los cambios realizados. Esto choca sobre todo en grandes organizaciones las cuales suelen mantener el código de sus aplicativos en secreto.

Vale recordar que para esos años, Gates hacía énfasis en que la gente debía tener claro en que consistía la GPL y la diferencia con el opensource. Muchas personas para ese entonces (y actualmente aún la situación persiste), no tenían claro que era software libre y open source.

En cuanto a Google, Sinofsky señaló que si bien la compañía ha sido una de las que mas se acercó al opensource desde que prácticamente iniciaron operaciones, la misma tomó el código abierto pero no lo redistribuyó.

«Google apareció ejecutando código de opensource en sus propios centros de datos sin redistribuir FOSS. Simplemente tomaron el código el código abierto, lo modificaron y luego lo usaron.» Indicó Sinofsky.

Actualmente muchas compañías han seguido el camino de Google en cuanto a usar el código abierto y hasta los momentos ha resultado exitoso. Por la parte de Microsoft, Sinofsky ha asegurado de que la compañía cuando usa una licencia de código abierto, la distribuye tal como como esta lo exige.

Acerca de Ramon Marquez

Redactor de contenidos webs y amante de las tecnologías!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.