¿Por qué no se debe dejar una página web obsoleta?

A la hora de tener una página web, muchas empresas e independientes toman en cuenta solo dos pilares fundamentales de un sitio web: diseño y programación, sin embargo, el mantenimiento no es muy valorado por lo que muchas veces queda obsoleta y vienen los problemas. Y es que una página web obsoleta supone muchos reveses los cuales perjudican no solo la empresa como tal, sino a los mismos visitantes.

Tal como señalan en esta web, el mantenimiento de los websites resulta ser algo de vital importancia pues del mismo dependerá no solo los contenidos, sino la adaptación tecnológica, mitigar brechas de seguridad, posicionamiento y más. Por ende, si no se dispone de tiempo para realizar dichas actividades, lo mejor será contratar un servicio de tercero que garanticen la operatividad de la página.

¿Cuáles son los riesgos de tener una página web obsoleta?

A continuación, te mencionaremos cuáles son las desventajas y riesgos de tener una página web y dejarla en el abandono.

La posibilidad de perder el control del acceso crece drásticamente

Al dejar un sitio web desactualizado, las funcionalidades para acceder a las mismas quedarán pronto defectuosas y se harán vulnerables a ataques remotos. Cuando una función de acceso queda desactualizada, los atacantes pueden eludir fácilmente las características de autenticación y realizar operaciones como si fuesen administradores del sitio. Esto traería graves consecuencias como: secuestro de la página, robo de información, inserción de código malicioso, etc.

La base de datos es más propensa a sufrir ataques mediante inyección de SQL

En varias empresas se suelen compartir las bases de datos con sitios webs propios tanto externos como internos (intranet), apps webs, servicios cloud, etc. Una página web obsoleta incrementa los riesgos de que un atacante remoto vulnere la base de datos mediante inyección SQL y así falsificar identidades de usuarios. Esto sin duda traerá graves consecuencias pues no solo afectaría dicha página en cuestión sino otros servicios y páginas de la empresa.

Perjudica la marca y reputación de la empresa

Con la rápida transformación digital que vive la sociedad actual, muchos clientes potenciales buscan información de dicha empresa en la internet. Al tener un sitio web desactualizado u obsoleto, alejará a estos clientes, ya que esto da la impresión de ser una organización bastante descuidada o muy reacia a los cambios. Si, además, la competencia dispone de sitios webs actualizados, perjudica aún más la imagen de la marca.

Quedan operando con tecnología obsoleta

Al dejar de actualizar un sitio web implica que el mismo quede operando con tecnologías obsoletas como, por ejemplo, flash Player. Además, también suponen un problema para que se visualicen correctamente en los navegadores webs actualizados, provocando con ello errores de funcionalidad, saltos de márgenes, imágenes descuadradas, fuentes ilegibles, efectos visuales no deseados, etc. Esto también abre las puertas para las brechas de seguridad.

Pierden calidad y optimización perjudicando la navegación y el posicionamiento web

La optimización es una parte importante del mantenimiento de un sitio web y al dejar de recibirlo, la página web en cuestión de poco tiempo se volverá pesada y tras ello, la navegación se verá perjudicada. A su vez, al quedar obsoleta, la página web dejará de ser indexada por los principales motores de búsquedas. Esto significa que el website ya no aparecerá en los primeros 10 resultados y, por ende, se hará más difícil captar clientes potenciales.

Como vemos, por más que una página web no de los resultados esperados, dejarla en la obsolescencia definitivamente no es la opción más idónea, ya que son más los riesgos y desventajas que nos traerá.