Microsoft lanza la primera build de Windows 11 con cambios en los requisitos

Hace pocos días Microsoft anunció el nuevo Windows 11 bajo el lema “la próxima generación de Windows” la cual y en lo personal, no mostró cambios relevantes “bajo el capó”. Esta nueva versión vino acompañada con nuevos requerimientos técnicos los cuales generaron más zozobras que claridad a los usuarios de este sistema operativo el cual ya se comienza a considerar como un nuevo fracaso de Microsoft.

¿Por qué los nuevos requisitos de Windows 11 generó más ansiedad que tranquilidad?

Desde el lanzamiento de Windows Vista, Microsoft ha mantenido prácticamente intacto los requerimientos mínimos del sistema operativo hasta ahora. Esto hizo que los usuarios fuesen adaptando sus ordenadores a sus necesidades reales y no a causa de la llegada de una nueva versión del SO (como solía ser típico en los sistemas de Microsoft hasta Vista). Sin embargo, con Windows 11 esta línea que venía desde Vista hasta 10 se rompe, particularmente con ciertas características.

Y a todas estas, ¿Cuáles son los requisitos mínimos del nuevo Windows 11? Pues te los mencionamos a continuación:

  • CPU con al menos dos núcleos y una velocidad base de 1,0 GHz
  • 4 GB de memoria RAM
  • Disco Duro con una capacidad de almacenamiento de al menos 64 GB
  • Gráficos compatibles con DirectX 12 y WWDM 2.x
  • Soporte para UEFI, Secure Boot y TPM 2.0

Lo único salvable de estos requerimientos es la memoria RAM y la capacidad del disco duro, ya que, al no haber edición de 32 bits de Windows 11, es comprensible y hasta aceptable este incremento. No obstante, el requerimiento del CPU (mínimo que sea de la generación 7 de chips Intel o que pertenezca al menos a la familia Zen 1 de AMD) + las dos últimas características y en especial el TPM 2.0, excluye prácticamente a todos los ordenadores anteriores al 2016.

Microsoft alega de que la obligatoriedad de estas características (CPU, Secure Boot y TPM 2.0) resulta fundamental para reducir los ataques de malware. Sin embargo y como mencionamos anteriormente, al imponer este requisito deja por fuera numerosos ordenadores que aún tienen mucho que dar. De hecho, ha habido varios usuarios que afirman tener CPU Intel i9 los cuales no tienen dicha característica habilitada (TPM 2.0).

La nueva build 22000.51 de Windows 11 no requerirá TPM 2.0

Es lógico que los primeros usuarios afectados por tal requerimiento son los que están recibiendo compilaciones del programa Windows insider. De hecho, la misma Microsoft ha confirmado esto y luego de haber recibido números feedbacks sobre la confusión ha decidido que, de manera temporal, desactivar la app que verifica si el ordenador cuenta con TPM así como la familia y modelo del CPU instalado en el ordenador. Con ello, la compañía pretende recibir feedbacks técnicos adicionales tanto de los OEM como de los usuarios insider, a fin de que Windows 11 trabaje de manera “más comprensiva” sobre numerosos modelos de CPU.

También, la compañía indicó en su anuncio oficial que estos feedbacks los ayudará a preparar mejor la disponibilidad general de Windows 11 para este año.

“Hoy estamos lanzando la primera compilación previa de Windows 11 a toda la comunidad de Windows Insider. En apoyo de los requerimientos del sistema Windows 11, hemos establecido un estándar para las versiones previas en nuestro programa Windows Insider para que así, coincida con los requerimientos mínimos de Windows 11 con la excepción de TPM 2.0 y la familia/modelo del CPU.

Para ofrecer compilaciones previas a los diversos sistemas en nuestro programa Windows Insider, aprenderemos sobre cómo mejorar el rendimiento de Windows 11 a través de numerosos modelos de CPU de manera más comprensible. Así nos informaremos sobre cualquier ajuste a nuestros requerimientos mínimos en el futuro. Esperamos recibir comentarios y aprendizajes sobre el producto, ya que es un paso importante para preparar Windows 11 para la disponibilidad general este año.” Indicó la compañía.

En cuanto a la app que verifica los ordenadores, Microsoft señaló lo siguiente:

“Teniendo en cuenta los requisitos mínimos del sistema, la app PC Health Check estaba diseñada para ayudar a los usuarios para que verificasen si sus ordenadores con Windows 10 podían actualizarse a Windows 11. Sin embargo y según por los comentarios que recibimos, reconocemos que no estaba preparada para mostrar el nivel de detalle o precisión que esperabas de nosotros sobre el por qué un PC con Windows 10 no cumplía con los requisitos para la actualización.

Por ende, estamos eliminando temporalmente esta app para que así, nuestros equipos puedan abordar en detalles, los comentarios recibidos.”

Aunque como señaló la compañía, se trata de una medida temporal, hay ciertas probabilidades de que Microsoft modifique estos requerimientos mínimos. En caso contrario, pudiéramos revivir una situación similar a la de finales del 2000, cuando Microsoft tuvo que alargar el soporte a Windows XP debido a que muchos usuarios por una u otra razón, no actualizaron el hardware de sus equipos y varios comenzaron a migrar a distribuciones Linux.