Cómo mantener nuestra conexión a internet segura

En la actual era de la digitalización y el Internet de las cosas, mantener nuestra conexión a internet segura ya no es algo opcional sino totalmente necesario. Esto no solo es requerimiento para las conexiones cableadas sino también para las redes inalámbricas las cuales son las más usadas en el entorno del hogar. Es por ello que, tanto especialistas de ciberseguridad como empresas del sector, recomiendan habitualmente mantener la clave wifi actualizada.

Pero, ¿Qué pasa si no cambiamos nuestra contraseña wifi de forma constante?, ¿Por qué esa insistiera en crear una contraseña wifi segura?. Es sabido que uno de los errores de seguridad más común que cometen los usuarios en el hogar es colocar una contraseña para el wifi que sea fácil de recordar (123456 o nuestro nombre o apellido), y eso es una falla de seguridad muy grande al igual que no cambiar el user/password que viene de fábrica en el router o modem inalámbrico. Muchas veces las personas lo hacen por desconocimiento o falta de guías para mejorar la seguridad de las redes wifi.

Esto supone un enorme riesgo de seguridad, ya que cualquier usuario malintencionado puede acceder sin problemas a nuestro router y literalmente “secuestrarlo”. Esto le permitirá no solo usar nuestra conexión a internet, sino propagar malware a otros dispositivos conectados con nuestra red (móviles, tabletas, SmartTV, etc.) y posteriormente, difundiríamos ese malware a otras redes cuando nos conectemos.

Es por ello que no solo se recomienda cambiar el usuario/contraseña predeterminado, sino, además, cambiar dicho password de manera frecuente. Con ello también mitigaremos que puedan descubrir nuestra clave de acceso al router, ya que no siempre será la misma. Pero además de cambiar el usuario/clave de nuestro router hay otras recomendaciones que te indicaremos a continuación a fin de que mantengas tu conexión a internet segura.

Recomendaciones para mantener nuestra conexión a Internet segura

Restringe el acceso a la administración remota del router

Si bien lo idóneo es que el acceso al modem o router únicamente se haga directamente a través del puerto LAN del dispositivo, esto siempre no es así. De hecho, no son pocos los dispositivos que permiten acceder a su interfaz de configuración a través de internet. Para deshabilitar el acceso remoto, deberás buscar en tu dispositivo la opción de administración remota y allí, colocar la dirección IP 0.0.0.0

También sería recomendable (si tu conexión o proveedor lo permite) bloquear el acceso a los puertos Telnet o SSH. Si tienes conocimientos en redes, una buena opción de seguridad es controlar los dispositivos que se conecten mediante la gestión de direcciones MAC.

Evita hacer compras online o transacciones de dinero en redes wifi públicas

Cada vez son más los sitios públicos como bares, hospitales, restaurantes, centros comerciales, plazas, etc. que ofrecen conexión a internet gratis con la finalidad de ahorrarnos datos móviles. Sin embargo, este tipo de conexión a internet no es segura y frecuentemente son usadas por ciberdelincuentes que andan husmeando en ellas todo el tiempo mediante sniffers a la caza de usuarios que las usen para realizar transacciones y así, robar todos esos datos sensibles.

Si bien, en ocasiones se nos dicen que dicha red tiene una seguridad propia, lo mejor es no confiarse de ellas y si las usamos, evitemos usar apps o páginas donde debemos ingresar datos personales

Mantener actualizado el Firmware de nuestro router o modem

Otro de los errores de seguridad más común que cometen muchos usuarios es no mantener actualizado el firmware de sus dispositivos. Con ello, no solo tenderán a sufrir de incompatibilidades con dispositivos y versiones de SO, sino también de posibles hackeos, ya que las actualizaciones de Firmware precisamente contienen parches de seguridad que corrigen vulnerabilidades.

Obviamente la descarga la debemos realizar únicamente en el sitio oficial del fabricante y no a través de terceros.

Procura desactivar características que no sean necesarias

Con la finalidad de brindar la mayor conectividad posible a diferentes dispositivos, los routers o módems vienen con varias características habilitadas por defecto. Una de estas funcionalidades son los protocolos Universal Plug and Play (UPnP) y el DLNA (Digital Living Network Alliance) los cuales garantizan la interconexión entre dispositivos conectados.

La cuestión es que, si no los usas, estos protocolos abiertos pueden suponer un riesgo para nuestra conexión a internet. Por ende, si no los usas, lo mejor es desactivarlos y activarlos cuando realmente los necesitemos.

Si bien todas las anteriores recomendaciones pueden ayudarte a proteger tu conexión a internet, ten en cuenta que, mantener actualizado tu sistema operativo con las recientes actualizaciones disponible, además de contar con soluciones antivirales, elevará aún más la seguridad de tu conectividad.