Evoluciones tecnológicas en la maternidad

Las evoluciones tecnológicas en el ámbito de la maternidad han ayudado indudablemente a que los embarazos lleguen a feliz término. De hecho, en la actualidad la infertilidad ya no es un impedimento para tener un(a) hijo(a) pues se pueden recurrir a varios métodos como, por ejemplo, la concepción in vitro o el controversial vientre de alquiler España (maternidad subrogada).

¿Qué métodos de concepción han surgido gracias a las evoluciones tecnológicas de maternidad en los últimos 20 años?

Si bien algunos métodos son más invasivos que otros, lo cierto es que, gracias a las evoluciones tecnológicas de los últimos años en el sector de la maternidad, una gran cantidad de mujeres infértiles, con problemas de fertilidad o parejas homosexuales, han logrado tener hijos(as). A continuación, mencionaremos algunos tratamientos de concepción logrados gracias a la tecnología.

Fertilización in vitro

También conocida como tecnología de reproducción asistida (ART), se trata de una técnica donde se micromanipulan los espermatozoides y los óvulos en un plato de laboratorio especial con el objetivo de lograr combinaciones perfectas. Una vez que se consigue la combinación ideal, se introduce dicha combinación en la mujer, usando generalmente técnicas con láseres.

Esta tecnología resulta ser la más idónea en mujeres con problemas de obstrucción en sus trompas de Falopio, mayores de 40 años o cuando haya problemas en la calidad del óvulo o espermatozoide. No obstante, esta técnica es resulta ser bastante invasiva, aunque muy eficaz.

Maternidad Subrogada

Aunque suele considerarse una técnica bastante controversial por cuestiones morales, su uso ha estado creciendo en los últimos años. Y es que la gestación por sustitución o que una tercera persona se haga cargo del embarazo es una de las evoluciones tecnológicas de maternidad más usadas sobre todo en parejas homosexuales y parejas de la tercera edad.

La gestación por sustitución se realiza aplicando la técnica de reproducción asistida con la excepción de que la inoculación se realiza en el vientre de una persona tercera. Esta persona se hará cargo de los nueve meses de embarazo y, una vez que nazca el(la) niño(a), deberá entregarlo a la otra parte y renunciar a su filiación materna. Por su parte, la pareja que reciba al recién nacido, deberá pagar todos los gastos derivados del embarazo y una compensación económica adicional a la tercera persona.

Inyección intracitoplasmática de espermatozoides

Esta tecnología es la más usada cuando la pareja masculina presenta problemas que dificulta la reproducción. Los casos más usuales suelen ser por un bajo recuento de espermatozoides, insuficiencia en la movilidad de los espermatozoides o anormalidad en su tamaño (los espermatozoides).

Vale reseñar que esta técnica ha tenido avances tecnológicos significativos a tal punto de que solo se requiere inyectar la cabeza de un espermatozoide en un óvulo. Ya no es necesario que el espermatozoide penetre completamente el óvulo. Para extraer los óvulos se requiere que la mujer estimule la ovulación mediante medicamentos, llevar a cabo un control en la maduración ovular y luego recolectar los óvulos mediante un proceso quirúrgico menor. En el caso de los espermatozoides, con una eyaculación normal bastará.

Cambios tecnológicos que darán un nuevo paso evolutivo en la medicina

Las nuevas soluciones tecnológicas que han comenzado a expandirse como la IA, la robótica o la 5G, por mencionar algunas, impulsarán a un nuevo nivel evolutivo, el sector de la salud. ¿Cómo ayudarán estas tecnologías a la medicina? Analicemos a continuación lo que se espera de estas tecnologías en el campo medicinal los próximos años.

IA

Gracias a la capacidad que tiene este algoritmo de aprendizaje automatizado, podrá ayudar a la toma de decisiones en situaciones críticas. Un claro ejemplo del uso de esta tecnología es en el diagnóstico de enfermedades en fases tempranas a partir de escaneos médicos.

La robótica

Indudablemente el uso de la robótica será muy beneficioso en las cirugías pues reducirá los errores en operaciones en más de un 30%. Obviamente el “cirujano 2.0” dependerá enormemente de los datos y cálculos que introduzca el médico especialista. Por ende, la adopción de la robótica no sustituirá al médico cirujano como tal.