Como adquirir auriculares de calidad y no morir en el intento

Dada la gran cantidad de modelos y tipos de auriculares que se encuentran en el mercado, adquirir unos audífonos no siempre resulta ser una tarea sencilla. De hecho, muchas personas suelen dejarse llevar por la emoción y terminan adquiriendo unos auriculares que no se ajustan a sus requerimientos o necesidades. Es por esta razón que a continuación te diremos todo lo que debes saber a la hora de adquirir unos auriculares.

Tipos de auriculares

Hay que tener algo muy en claro a la hora de adquirir unos auriculares nuevos: No todos los audífonos disponibles actualmente en el mercado son iguales. Además de sus especificaciones técnicas y materiales de fabricación, existen diferentes tipos de auriculares los cuales están pensados para ser usados en determinadas actividades. Por cierto, la gente de electronovo dispone de un amplio catálogo de auriculares de diferentes tipos y modelos los cuales, dependiendo del caso, se pueden adquirir pagando en plazos.

Auriculares Circumaurales

También conocidos como los “Over-ear”, son los audífonos que cobren completamente las orejas y, aunque suelen ser los más pesados, son los más cómodos y los que ofrecen la mejor calidad de sonido. Presentan un diseño acolchado y se ofrecen en dos variantes:

  • De Pabellón Abierto – el cual deja escapar ondas de sonido al exterior y permite así brindar un sonido más claro y nítido, a cambio de una menor profundidad sonora.
  • De pabellón cerrado – El cual concentra la mayor cantidad de sonido al no dejarlo escapar al exterior.

Estos auriculares son muy recomendables si se van a usar por largas horas como al jugar videojuegos. Al ser un excelente supresor de ruidos externos no se aconseja su uso al andar por las calles o conduciendo automóviles.

Supraaurales

Conocidos también como On-Ear y suelen confundirse con los circumaurales. Sin embargo, se diferencian de los Over-Ear, ya que los Supraaurales no cubren completamente la oreja, sino que se apoyan sobre las mismas. También, son más compactos y de menor peso. Esto provoca que la cancelación de ruidos externos disminuya, aunque son más fácil de transportarse.

Estos auriculares son recomendables para disfrutar de tu música preferida en casa o cuando haces algún viaje.

Ear-Clip

Debido a que poseen un “gancho” que se agarra perfectamente a las orejas, son los ideales para la realización de actividades deportivas, ya que serán muy pocas las veces que se te vaya a salir los audífonos mientras trotas, corres o realizas ejercicios con máquinas. De hecho, son tan populares en la realización de ejercicios que los hay hasta resistentes al agua.

No obstante, estos auriculares no son para nada recomendables si pretendes usarlos como dispositivo habitual, ya que resultan ser muy incómodos si se usan por largo tiempo.

De Botón o Ear-Buds

Aunque en los últimos años han ido decreciendo, los auriculares de botón siguen siendo la opción predilecta de muchos usuarios debido a lo económico que resultan ser. Sin embargo, la gran mayoría de estos audífonos ofrecen una pésima calidad en su sonido y en el aislamiento externo. Esto hace que muchas personas tengan que subir el volumen a sus dispositivos con la consecuencia de dañar su sistema auditivo, además de molestar a las personas circundantes.

¿Es mejor adquirir auriculares inalámbricos o cableados?

En la actualidad y dada la masificación de los dispositivos móviles y conexiones inalámbricas, hay una tendencia cada vez mayor hacia los auriculares inalámbricos debido a lo cómodo que resultan ser. Además, al no poseer cables, se evitan los problemas de las molestas roturas del cableado interno provocadas por movimientos bruscos o deterioro del cobre.

No obstante, los auriculares cableados tienen la ventaja de que aún transmiten toda la información de audio del dispositivo, ya que no necesitan comprimir estos datos para transmitirlos. Además, tampoco tienen la limitante de que, si el usuario se aleja varios metros del dispositivo fuente, la calidad de audio disminuye.

Ahora bien, todo dependerá de los hábitos del usuario y de cómo quiere disfrutar su música. Por ejemplo, si practicamos actividades deportivas o realizamos ejercicios de manera frecuente, adquirir unos auriculares inalámbricos nos iría genial, ya que podremos realizar libremente movimientos sin riesgo de estropear los cables. Por otro lado, si lo que buscamos son unos auriculares para disfrutar de algún videojuego o música desde nuestro ordenador, lo más idóneo son los cableados.