NASA detecta actividad criovolcánica en uno de los cráteres de Ceres

La sonda espacial Dawn ha detectado actividad criovolcánica en uno de los cráteres del enano planeta Ceres, esto significa que en dicho cuerpo espacial los volcanes en lugar de “escupir” lava como sucede en la Tierra, expulsan hielo y minerales salados.

El descubrimiento se realizó gracias a la detección de una extraña montaña de reciente data en la parte central del cráter Occator la cuál estaba conformada por hielo y minerales salados, los investigadores a cargo de la misión Dawn luego de estudiar el caso concluyeron que esa peculiar formación se originó a través de un volcán de hielo o mejor dicho, un criovolcán.

Los criovolcanes son muy habituales en cuerpos espaciales con temperaturas muy frías y se producen por las fuerzas gravitatorias de otros cuerpos de manera muy similar a como la Luna influye en las mareas de la Tierra. Estos generan una fricción lo bastante fuerte como para derretir el hielo interno del cuerpo espacial y al combinarse con su radioactividad natural, provoca que estos materiales salgan expulsados.

Vale reseñar que la sonda espacial Dawn la cuál orbita a Ceres desde hace unos dos años ha venido detectando actividad en la superficie del planeta enano como fracturas, avalanchas y pequeños volcanes jóvenes.

“La edad y apariencia del material que rodea la cúpula brillante indica que Cerealia Facula fue formada por un recurrente y eruptivo proceso el cuál también arrojó materiales hacia regiones mas lejanas de su hoyo central. Un único evento eruptivo es muy improbable. El gran impacto que desgarró el gigantesco cráter Occator en la superficie del planeta enano debió haber originado todo originalmente y haber desencadenado la actividad criovolcánica posterior” , Indicó Andreas Nathues, un investigador científico del instituto Max Planck para la investigación del sistema solar.

En cuanto al cratér Occator, este está localizado en el hemisferio norte del planeta Ceres y tiene unos 92 kilómetros de diámetro, y 750 metros de altura. En el centro del mismo hay una cúpula brillante de unos 2,9 kilómetros de ancho la cuál está formada por el material que los científicos encontraron (hielo y minerales salados). Además, de acuerdo con los datos obtenidos a través de las cámaras infrarrojas a bordo de la sonda espacial Dawn, esta cúpula también contiene otras sales llamadas carbonatos.

Es importante reseñar que además de Ceres, los científicos han encontrado otros criovolcanes en otros cuerpos como en Europa, Ganímedes, Tritón, Encélado, Titán… los cuales pudieran albergar diferentes formas de vida.

Vía: Space

Sobre nosotros Ramon Marquez

Un Bloguero del mundo

Deja un comentario